Blog
Default Avatar
Francisco Bonilla Sevilla

Tecnología solar: aprovechamiento inteligente de una fuerte inagotable de energía

sc-post2-principal

El aprovechamiento de la energía del sol para convertirla en electricidad no solo es una idea inteligente y amigable con el medio ambiente, sino que contribuirá a mejorar nuestra economía y nuestro patrimonio.

Durante varios meses el Ing. Fernando Bonilla, empresario de toda la vida; estuvo sopesando la posibilidad de instalar un sistema a base de paneles fotovoltaicos en su casa y en su negocio. Como todo empresario de vieja escuela estuvo sopesando a lo largo de ese tiempo los “pros y contras” de dicha decisión junto con el cálculo del tiempo de recuperación de la inversión hasta que; estando parado frente a su negocio de producción de arándanos reflexionó: “Si la energía del sol es la que permite que las plantas, flores y frutos de su plantación crezcan, florezcan y le den prosperidad junto con beneficios económicos”, ¿Por qué no hacer lo mismo en su casa?.

sc-post2-1

A partir de ese pensamiento, se sumaron en su mente reflexiones bastante interesantes de naturaleza práctica tales como ¿Cuántos años reales de energía libre obtenida a partir del sol se podrán obtener con el uso de esta tecnología? ¿el instalar un techo fotovoltaico infraestructura aumentara el valor patrimonial de su casa?, y la respuesta a dichos argumentos se obtuvieron de manera bastante sencilla, simplemente revisando la ficha técnica de los panales cotizados junto con una breve consulta en internet.

Para lo primero pudo constatar que los fabricantes de paneles fotovoltaicos en lo general garantizan la generación de energía por 25 años (considerándose que al año 25 se estará produciendo el 80% de la energía nominal debido a la degradación natural de los paneles), pero se estima que su vida útil promedio puede ser mayor a 30 años. Si se comparan los montos de inversión con las tarifas eléctricas actuales (en este ejemplo para el caso residencial), lo que se puede obtener es el comportamiento observado en la gráfica al calce: Alrededor de 6 años para la recuperación de la inversión ¡contra al menos 20 años adicionales de generación de flujo libre de efectivo obtenido por el ahorro obtenido en el pago del recibo de luz!

sc-post2-2

Siendo el Don Fernando un empresario con participación activa en negocios vinculados con el medio ambiente no pudo dejar de investigar cuanta energía se requiere para construir un panel fotovoltaico para compararla con la energía a obtener por parte del mismo. En su búsqueda encontró que a este concepto se le conoce como “tiempo de recuperación de la energía invertida” o EPBT, (Energy PayBack Time), el cual se calcula dividiendo la energía utilizada en la producción del panel (desde la fabricación de las celdas hasta su ensamble en módulos fotovoltaicos), entre la tasa de generación energética del sistema. Un estudio hecho en 2006 por la organización CrystalClear, calculó el EPBT para diferentes tipos de células fotovoltaicas utilizando como referencia la radiación solar del sur de Europa. Dicho estudio arrojó como resultado que el EPBT para paneles monocristalinos puede llegar a ser de 3.5 años y para policristalinos de 2 (la diferencia entre ambos estiba en el tiempo de cristalización en la manufactura del lingote de silicio de donde se desprende una u otra celda). Con estos sencillos datos podemos observar que si se asume el que la inversión energética total para que un panel solar fotovoltaico quede instalado en el techo puede ser en promedio de menor a 2 años, ¡se obtendrá un flujo libre de energía eléctrica obtenida a partir de la radiación solar de más de 28 años!; eso es casi el equivalente a sembrar un huerto arboles con producción de frutas de alto valor y obtener rentabilidad de él durante más de 25 años.

Finalmente y con una sonrisa en la boca, al ingeniero Bonilla no le costó trabajo tomar su decisión.

sc-post2-3